¿A dónde ha ido a parar mi televisión de tubo?

Hace unos días dedicábamos una entrada a uno de los problemas a los que se enfrenta en mundo tecnológico, la fabricación de los aparatos electrónicos y la dura historia de la extracción del coltán para su fabricación. Sin embargo, en la era de la obsolescencia programada (comprar, tirar, comprar) la fabricación solo es una de las tantas etapas del proceso productivo por el que pasa un producto tecnológico.  Aquel televisor de la era de Piedra que probablemente algún día tiramos (indebidamente) a un contenedor (o incluso a un punto limpio) sigue en la faz de tierra. En el vertedero tecnológico de Europa, África.

ag

Un hombre sostiene una pieza de un electrodoméstico en Agbogbloshie, Ghana. Fuente:Flickr

Ghana y Nigeria son, por excelencia, dos de los países más afectados por la brecha digital en el mundo. No obstante en un arrebato caritativo, la Unión Europea firmó un acuerdo en el que se comprometía a “donar” material tecnológico para paliar la brecha digital entre el Primer y Tercer Mundo. La buena praxis de Europa ha llevado a transportar un 75% de material potencialmente tóxico a estos países, convirtiéndolos en el mayor basurero tecnológico del mundo. Todo ello a pesar que las Naciones Unidas prohibiesen en 1989 la exportación de productos tóxicos a países en vías de desarrollo. Solo un 25% de los equipos donados a los países africanos tiene aún vida útil.

El epicentro del desguace es el barrio Agbogbloshie, un barrio de Accra, la capital de Ghana. “Agbogbloshie no es un sitio agradable”, explica un taxista a la plataforma online de Vice. “Lo llamamos Sodoma y Gomorra, las dos ciudades condenadas de la Biblia. Es un vertedero enorme en el que la gente se ve obligada a trabajar respirando el humo negro y los malos olores de la basura”. Allí, cientos de personas buscan ente los restos de equipos informáticos, televisores y móviles en busca de cobre, plata u otro residuo que ofrecer a un mayorista a cambio de dinero para sobrevivir. “Nosotros nos dedicamos a comprar desechos para desmantelarlos y quitarles las piezas valiosas”, afirma Yussif Mahama, el vicepresidente de Asociación de Distribuidores de Chatarra de Gran Accra a el Periódico. Algunos de ellos prefieren referirse a él como un negocio donde se ganan la vida.

El cementerio digital se ha convertido casi en un lugar de residencia para la mayoría de sus trabajadores, que viven allá con sus familias. Las mujeres y las niñas ofrecen galletas y fruta a los hombres que inhalan los químicos procedentes de la basura tecnológica proveniente principalmente de Europa. Por el reciclaje de estos productos Europa cobra 4.000 millones de euros anuales. Sin embargo, 2/3 de los aparatos nunca llegarán a un planta homologada y se convertirán en una pieza más del sucio negocio europeo en pro del reciclaje electrónico y la lucha contra la brecha digital.

Para profundizar….

http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/portada-ciberbasura-sin-fronteras/1432827/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s