Eritrea, la mayor censura africana

Cristina Rivas

Según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) Eritrea es uno de los países con mayor censura de todo el mundo. Para exponer esta censura se tienen en cuenta el grado de restricciones en diferentes aspectos, como la ausencia de medios privados o independientes, bloqueos de páginas webs o el impedimento de publicación y difusión de vídeos y grabaciones vía online.

En el año 2011 Eritrea debido al temor del triunfo de las rebeliones de la Primavera Árabe, anuló unos futuros planes que consistían en ofrecer Internet en los dispositivos móviles a los ciudadanos, llevándose consigo cualquier oportunidad de informaciones independientes. El Internet está disponible, pero se accede a él mediante conexiones telefónicas. Según cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (de la ONU) menos de un 1% de la población se conecta a la web. Asimismo tampoco está muy interiorizado en la sociedad el uso de teléfonos móviles ya que apenas el 5,6% tiene uno.

El gobierno de Eritrea está presidido por Isaias Afewerki desde 1993 y son los medios que el presidente controla, los únicos que pueden difundir noticias y sucesos, además de la prohibición de la estancia de cualquier tipo de periodista extranjero. Esto ha conllevado que a lo largo de etos últimos años la mayoría de los periodistas que se encontraban ejerciendo su profesión en Eritrea, y son estos periodistas huídos, los que intentan poder hacer llegar al país el acceso a nuevos sitios webs o radio.

Pero este ideal se ve truncado cuando estas webs e informaciones no llegan a sus destinatarios y destinatarias, ya sea por problemas de conexión, interferencias o por el simple hecho de la censura constante de la única empresa estatal de telecomunicaciones, EriTel.

eri1
Ciudadano de Eritrea paseando por el único proveedor de servicios web del país. /ANDREW ENGLAND (AP)

Esta empresa controla absolutamente todas las comunicaciones que se hacen en el país ya sea a través de móvil o por la web (los proveedores de servicio de Internet deben usar el modo de conexión que les impone en gobierno).

“La tecnología permite ahora difundir información como nunca antes, pero la censura a la antigua sigue bien viva en los países que figuran en esta lista de la vergüenza. Con frecuencia nos centramos en comentar las nuevas formas sutiles de censura y control de la información, pero no olvidamos que se siguen empleando, y son extremadamente eficaces, los métodos brutales de encarcelamiento a disidentes, bloqueo de la información exterior y restricciones a los corresponsales internacionales” expone el director ejecutivo del CPJ, Joel Simon.

Fuentes utilizadas:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s