Beduinos del siglo XXI

Idoia Solano

Tradición y modernidad. Este binomio ha invadido la vida de los beduinos jordanos desde hace unos treinta años, al llegar internet a su hábitat natural: el inhóspito  desierto. En lugares como Wadi Rum, cocido popularmente como “El Valle de la Luna” por su árido paisaje, habitan, desde hace miles de años, beduinos en tiendas de campaña, con vestimentas tradicionales y con camellos como único medio de trasnporte.

A esta comunidad ha llegado internet como una verdadera revolución. La mayoría de estos beduinos con tradiciones milenarias, posee un smartphone, una cuenta en Facebook etc y es que, habiéndose convertido el turismo en su principal fuente de ingresos, internet se perfila como una herramienta fundamental para ellos. Surge así un llamativo contraste entre la arraigada tradición beduina y el auge de internet entre las generaciones más jóvenes como medio para el comercio.

Mahmoud-utilizando-desierto-Foto-Zawaideh_EDIIMA20140629_0357_13
Mahmoud utiliza su iPhone en pleno desierto jordano/ Mahmoud Zawaideh

Mahmoud Zawaideh, de 25 años de edad  vive en Wadi Rum (ahora convertido en una moderna villa), aunque mantiene su campamento nómada sobre la arena: “allí es donde paso la mayor parte de mi tiempo”. Habla con HojaDeRouter.com a través de Facebook y por teléfono. ¿Qué cómo llegó internet al desierto? “En camello”, afirma entre risas, para explicar el contraste entre el avance y la tradición. “Aunque la adaptación a las nuevas tecnologías ha ido poco a poco, para nosotros el cambio ha sido muy grande, son menos de treinta años entre una forma de vida y otra”, explica.

Omar El-Khatib joven jordano-español dedicado al turismo en la zona, apunta sobre la modernidad adoptada por la comunidad beduina: “no debemos olvidar que esta gente se dedica al comercio desde siempre, por lo que está en contacto directo con las ciudades y con lo que ven en ellas. Para algunos será un progreso, para otros será un retraso, pero  han sabido adaptarse a los cambios como nómadas que son”. Y añade: “muchos turistas se quedan sorprendidos cuando ven que los beduinos tienen novedades del mercado tecnológico mucho mejores y más actualizadas que las de ellos”.

Fuentes:

El Asri, L.. (2014, febrero 18). Internet en medio del desierto: “Tenemos Facebook, somos beduinos del siglo XXI”. eldiario.es.

Facebook y la protesta contra la imposición del hiyab

C

Portada de la página de Facebook. Fuente: Facebook

L.O.

La polémica sobre si llevar o no hiyab  (velo que cubre solo el pelo y deja al descubierto la cara, considerado uno de los atuendos más “permisivos”) es una constante en las situaciones sociales de la vida de una mujer en un país donde no se profese la religión musulmana. Empresas como Ikea, realizaron un sondeo entre sus trabajadores en Noruega y la mayoría aprobaron que las mujeres musulmanas llevasen velo si así lo querían. La gente se echa las manos a la cabeza al ver a una musulmana cubierta por el hiyab, sin reparar en que el velo también se lleva en religiones como la cristiana: “pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado. 6 Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra. 7 Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón.”(Pablo 11, 5-8). Que penetre (o no) en la sociedad de forma más acusada, ya no es cosa de textos bíblicos, sino de cómo se asumen las religiones en determinadas sociedades. Está claro que no todas las mujeres cristianas cubren su cabeza (sólo las hijas de Dios) y tampoco todas las mujeres musulmanas.

Y eso es precisamente lo que han hecho más de un millón de seguidoras de la página My Stealthy Freedom (algo así como mi libertad sigilosa).  La página se muestra como una comunidad en pos de aquellas mujeres que se ven forzadas a emplear el velo y cuentan con la ayuda de personajes del mundo mediático como Meryl Strep y Tina Brown. Esta última, aunque su nombre nos suene más bien poco, es un gran hito en la historia del periodismo en Estados Unidos: columnista, presentadora y editora de revistas populares como Vanity Fair. Actualmente trabaja en una sección del New York Times dedicada a las mujeres en el mundo.

La página no está en contra del uso del hiyab, sino de un uso forzado del mismo. Ejemplo de ello, es su nueva protesta lanzada en la plataforma ayer mismo, invitando a todas las turistas en Irán a sacarse una foto sin velo, como símbolo de protesta contra la abusiva ley propuesta por su gobierno. El Corán insta a llevar velo, “pero las leyes de un país no pueden obligar a ello” decía la publicación en el muro. Desde ayer, la página ha recibido media docena de fotos de mujeres de todos los países (incluidos los occidentales) posando en ciudades de Irán sin el polémico hiyab.